lunes, 24 de septiembre de 2007

Asturix en Nueva York

Estamos en el año 2007 después de Jesucristo. Toda la Gran Manzana está ocupada por el American way of life... ¿Toda? ¡No! Un mesón poblado por irreductibles españoles resiste todavía y siempre al invasor.

Mesón Asturias
, en la calle 83 con Roosevelt Avenue, supuso una de las pocas excursiones que he hecho a Queens. Pese a mi eterna reticencia a visitar este barrio, la excursión mereció la pena. Mesón Asturias está a la altura de las expectativas creadas desde que me hablaron por primera vez de él.

Hablar de Mesón Asturias es hablar de Pepe, su dueño. Lleva casi 30 años en Nueva York, y es todo un personaje. Es un hombre simpático con el que es mejor no hablar de política, como bien se lo recuerdan constantemente los camareros que trabajan con él. Fijáos, si no, en la galería de fotos que tiene sobre el cuarto de baño:


Aznar, Álvarez-Cascos, George y Laura Bush, Ronald Reagan, Juan Carlos I (todas dedicadas a Pepe) y... sí, es él: Franco. No sé si os hacéis a la idea de lo que supone ver una escultura enmarcada de Franco en un restaurante de Queens. Por un momento temí que salieran cavernícolas grises del cuarto de baño.

He de decir que Pepe fue muy amable conmigo. Yo me tomé un café (delicioso, por cierto) mientras hablaba con él, que no me cobró. Pero incluso quería invitarme a cenar unos camarones con un rioja. Probablemente vaya otro día.


El restaurante, que anteriormente fue un pub irlandés (Ryan's Bar), es acogedor, y realmente sientes que estás en España, con fútbol en la tele y espectáculos de flamenco. Los precios son muy buenos, y la variedad de platos es inmensa, si bien los gringos siguen pidiendo paella y sangría allá donde ven la palabra "España" (están locos estos neoyorquinos).

La zona, principalmente latina, fue en otro tiempo el primer reducto de polacos y alemanes. La calle 82 recibió el sobrenombre de "Pequeña Quinta Avenida", pero la llegada de los latinos (no portorriqueños; éstos siempre tuvieron claro que su hogar era Brooklyn) hizo que se rebautizara como "Pequeña Colombia". No obstante, por mucho que cambie la zona, a Mesón Asturias le queda cuerda para rato.


OLI I7O

8 comentarios:

Roberto dijo...

Ole, ole, ole y... ¡ole!

Camille dijo...

Qué sitio tan pintoresco, evitando entrar al baño, eso sí ja ja ja

Y qué majo Pepe. Cómo pudiste resisitirte a unos camarones? cómo?

P.D. Oye que sales muy guapo multiplicaó, aunque no admitas comentarios ;)

El Contra dijo...

Macho, me están dando unas ganas de irme a NY a darle un abrazo al amigo PEPE... eso si es un español con todas las letras.

me suscribo a lo de los camarones... tu si que eres un camaron rechazando tal manjar...

Stipey dijo...

Oli, que suerte, nosotros en la luna de Miel estuvimos en un "bar Español" en el barrio Latino de París (cerca del Pompidú) y eso más que un bar español parecía "La ostra azul" de Loca academia de policía... Imagina la cara que se nos quedó a mi mujer y a mi al llegar alli, aparte, pedimos una tortilla (jaja) y calamares y cualquier parecido entre eso y la comida española era pura coincidencia, eso si, me llevé un agitador de cubatas con el toro de osborne la mar de chulo...

Felix dijo...

Yo pasé por delante pero coincidió que estaba cerrado por ser martes, pero está en Brooklyn, no en Queens, no?

Felix dijo...

Pues si, según el Google Maps está en Queens, perdón.

echar un remiendu dijo...

...están hablando ahora mismo de este blog en "a vivir que son dos días... de Asturias" de la SER. Enhorabuena!

Anónimo dijo...

acabo de volver de n.y, y acabo de descubris este genial blog (que pena), ya que hay cosas muy interesantes que pones, que me habria gustado visitar.
no obstante, felicidades por tu blog