viernes, 6 de abril de 2007

(Des)montando mitos (1)

Llevo muy poco tiempo en esta ciudad. Sé que muchas de las cosas que digo son muy cuestionables, porque aún estoy rascando la primera capa de pintura de Nueva York. Pero tal vez esa frescura al evaluar las cosas podría verse amenazada conforme el paso del tiempo dé lugar al tedio, si es que ese momento llega algún día, así que voy a aprovechar, que nunca se sabe.

El caso es que he podido estudiar algunos mitos que me gustaría diseccionar poco a poco. ¿Verdaderos o falsos? (Esto parece el programa Mythbusters, del Discovery Channel)

  • La coca-cola no sabe igual. Falso. La coca-cola es coca-cola en todas partes.
  • Lo español está de moda. Falso. No sé hasta qué punto a los americanos le interesa lo español. Ellos distinguen entre hispanos y europeos, y Almodóvar es un director europeo.
  • El humo de las alcantarillas es por el frío. Falso. Es la energía (no el resultado) que se utiliza para activar las máquinas que calientan o enfrían ciertos lugares. Una pequeña fuga en las tuberías que las conducen provocan esos torrentes de humo. Aquí lo cuenta. Por cierto, el olor de ese humo es parecido a la goma de neumáticos.
  • Es más fácil entrar a un avión sin billete, que a una discoteca siendo menor. Verdadero. Conozco casos recientes.
  • Los americanos tienen banderas por todos lados. Falso, al menos en Nueva York. Eso sí, la de Grand Central Terminal vale por todas.
  • El metro está lleno de ratas. Verdadero, pero la verdad es que es muy entretenido verlas comisquear lo que pillan. Prefiero eso al Canal Metro Madrid.
  • El café es una mierda. Mmm... Falso. Hay café rico, lo que pasa es que no tienen cultura de café. Lo tratan como un helado, echándole azúcar, crema... y no son capaces de hacerse un buen café con los mismos ingredientes que los españoles.
  • Fríen las cosas con mantequilla. Falso. Gracias a la marca Goya (que creen que es española), cada vez más, utilizan aceite para la sartén. El precio del aceite no es tan extremo como me decían antes de venir.
  • Los americanos son muy obesos. Verdadero, pero no en Nueva York, donde a simple vista aún se controlan bastante (si bien creo que Chinatown baja la media). Según parece, la obesidad ha aumentado espectacularmente en los últimos veinte años.
De momento, estos son los mitos que se me han ocurrido para comentar. Probablemente haya una segunda entrega con alguna sugerencia vuestra, que ya me apunto en la lista.

Y, para terminar, y porque hace tiempo que no pongo una foto (y el blog se queda soso), aquí os dejo una imagen de Washington Square, una plaza curiosa por muchos motivos. Al margen de los motivos históricos, yo tengo mis propias razones para considerar especial esta plaza.


La foto está hecha a las 7:00 de la mañana, y por eso no había nadie (tanto, que tuve que darle al modo automático de la cámara), pero esta plaza siempre está a rebosar de gente, niños jugando al frisbee, parejitas, hippies tocando la guitarra, ancianos jugando al ajedrez, zona canina, zona infantil, una zona apartada de paseo... todo concentrado en muy pocos metros. Es como uno de esos jardines que dibujábamos de pequeños donde nos tenía que caber todo en un folio. Además, tiene una fuente que todavía está apagada, pero que tengo entendido que le da mucha vidilla. Habrá que esperar un poco para verla, porque hoy incluso ha nevado durante un rato.


OLI I7O

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos mitos más a confirmar/desmentir:
- ¿Es Nueva York tan multicultural como dicen?
- ¿Existe el Nueva York que refleja Woody Allen? ¿O la ciudad se parece más a la que describía Spike Lee en sus primeras películas?

Pe

Cactus dijo...

¿Y hay Coca-Cola de esa con sabor a vainilla, como en Pulp Fiction? Es una duda que tengo desde que vi esa peli...

Yo sí vi banderas por todos los lados. Sería cosa de los Buffalienses...


Sé feliz!!

Beatriz dijo...

¿Hay grupos de treinteañeras solteronas en plan "sex & the city"? El café, ¿Siempre se lleva en esos pequeños termos?

Esto son más curiosidades personales que mitos...

ah, cactus! yo esa coca-cola la vi en Bélgica. Haberla, hayla.

Seli dijo...

Sigo atento a todas estas curiosidades, cuando se me ocurra algo ya te lo digo...Ale a cuidarse, un saludillo

Eynar Oxartum dijo...

Hola Oli, que sepas que me estoy leyendo este blog enterito. Me lo imprimo en el trabajo y luego me lo leo en el bus, no veas lo corto que se me hace el viaje.

¿Buen café... español? Uy, sé que va a ser extremadamente impopular este comentario, pero es mi opinión: nunca consideré el café español bueno, por lo menos no el café medio que te sirven en un lugar corriente. Todo el mundo le añade leche para poder tomarlo... Creo que el único lugar de España donde hacen un café solo bien bueno es Portugal (ups, de la península, quería decir)... Pero eso sí, el chocolate a la taza está de maravilla, por lo menos en Madrid (cuando te lo sirven), y lo echo de menos cuando estoy fuera.

Y ya me has desmontado otro mito de Nueva York que yo tenía en la cabeza: es posible dejar una cámara de fotos a varios metros de distancia en una plaza sin que desaparezca de inmediato.