jueves, 12 de abril de 2007

La chica de la discoteca

Estás en una discoteca. De repente, ves a la chica más guapa de todo el local. Ella parece una bola de discoteca porque nadie puede evitar que le salpique su destello. Te acercas a ella, pero no sabes qué decirle... ¿Le entras a saco, a ver si tienes suerte?

Anoche estuve en Lower Manhattan. En una de sus calles, existe una puerta de madera que si la atraviesas, viajas a otro país: Argentina. Se trata de un pequeño local de tangos tan auténtico que no necesita aparentarlo con fotos de Gardel en las paredes, o camareros de etiqueta. No hay una escenografía encantadora. Sólo hay espacio para sentarse en unas mesas con velas, y espacio para bailar.

Las mujeres que bailan tango entran al local con sus zapatos de calle, para luego cambiarlos por los de tacón en el momento de salir a bailar. De entre la gente que me presentaron, creo que sólo había una americana. El resto eran de Argentina, además de dos japonesas que eran bailarinas profesionales y que lo cierto es que bailaban mejor que nadie, a mi escaso entender.

El tango comparte una característica muy importante con los bailes latinos populares, como la salsa o el merengue. Además de que el hombre sea el que lleve a la mujer, éste le marca los pasos con sutiles movimientos con el cuerpo. Es tan inspirador que no me costó demasiado superar el ridículo de profanar la pista de baile con un par de tristes pasos que me marqué. El tango me pareció bastante asequible de aprender, la verdad (que no digo fácil).

Entre tango y tango, suena una música de medio minuto para que la gente cambie de pareja y siga bailando. Así, milonga tras milonga, pasé una noche deliciosa. No podía dejar de mirar cómo bailaba la gente.

Nueva York es la chica más guapa de la discoteca, a la que no le puedes entrar a saco. Tienes que tantearla, alejarte, volver a acercarte, cruzar cuatro frases... Hasta que pasa el tiempo y te das cuenta de que, poco a poco, ha sido ella la que te ha enamorado a ti.


OLI I7O

2 comentarios:

Elmyra Duff dijo...

Bueno, bueno, parece que el espíritu de Carrie Bradshaw te ha poseído en el párrafo final...

"Nueva York es la chica más guapa de la discoteca, a la que no le puedes entrar a saco..."

Oli dijo...

Dios mío... tengo que ver más televisión. Mira que me repugna esa serie.


OLI I7O