miércoles, 2 de mayo de 2007

Afortunado

Ayer, por mi cumpleaños, mi compañero de piso Dave me llevó a un bar que por poco hace que se me salten las lágrimas de la emoción. Se llamaba "Barcade", en Williamsbourg, cerca de Hewes Street. Es un bar lleno de maquinitas de videojuegos de los años 80. Estaban todas: Arkanoid, Ghosts n' Goblins, Pac-Man, The Frog, Tetris, Out-Run... Jugar una partida costaba sólo 25 centavos. En una pared del bar había una pizarra con los High-Scores (el de Tetris, por ejemplo, llevaba 1190 líneas)

Fue como si pasara mi infancia por delante de mis ojos. Y es que he cumplido 30 años. Es una de esas edades clave en las que uno se supone que se plantea cosas, pero la verdad es que aún siento que tengo mucho por hacer. Cuando cumplí 20 años, alguien me dijo: "En esta década tienes que tener tu vida encarrilada, que luego será imposible hacerlo". Desde entonces, me he pasado muchos cumpleaños pensando dónde estaría a los 30 años.


No sé qué mecanismo diabólico del destino me ha llevado a cumplir los 30 años en Nueva York. Y sobre todo, qué me ha llevado a celebrarlos en el "Barcade". Ha sido como aquella escena de Amelie en la que un señor descubre una caja de latón con los juguetes de la infancia que había escondido de pequeño.

Soy afortunado por haber podido celebrar mi cumpleaños jugando, como cuando era niño. Soy afortunado porque ahora mismo estoy escuchando a Ennio Morricone en la intimidad de la noche mientras os cuento esto. Soy afortunado por todas esas cosas que todavía quiero hacer en la vida. Y no sé si aún tardaré una década o dos, pero sé que mientras lo intente, trataré de no olvidar que la pena no es morir en el intento, sino no saber que estabas vivo.


OLI I7O

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué sitio más chulo! Recuerdo cuando yo y mis compañeros de estudios (de la misma edad) cumplimos 30, la forma en la que cada uno de nosotros lo celebró dijo mucho de sí mismo. Veo que has elegido conducir un Ferrari Testarrosa rojo acompañado de una rubia, no está mal. Por cierto, ¿te sabes algún POKE para poner rojo el coche del Outrun en el ZX Spectrum? ;-)

Pe

JMGH dijo...

Que grande tío.

Yo la verdad es que hace mucho que no paso por unos recreativos a echar una partida pero por que las máquinas de ahora son todas demasiado "guays" y se alejan bastante de los clásicos que en verdad, eran los juegos que más molaban.

Por cierto, viendo la máquina del Out Run he recordado que era un juego que se me daba fatal.
¡¡ Nunca lograba pasar de la segunda parte del recorrido por más que lo intentara !!

Anónimo dijo...

Ese sitio mola de verdad...
Yo me quedaría con el típico y megaclásico Space Invaders y los infartos que producían los temibles ataques de una flotilla de ovnis de colorines con muy mala leche.. iban a por tí los jodíos .. y tú sólo podías hacer PIU PIUU disparando un láser por segundo porque el software no daba para más...genial.
Arkanoid, Outrun ... siempre jugué en el Spectrum claro.
Pac-man para qué contarte.. el clásico de los clásicos y uno de los juegos más divertidos de la historia... ¡Atrapa a ese fantasma!
En cuanto a la trascendencia de los 30 años es algo muy relativo...
Yo ni recuerdo lo que hice ese día. Lo importante es mantener la alegría con lo que se hace se tenga la edad que se tenga.
un abrazo desde España,
A.