domingo, 25 de noviembre de 2007

Domino Sugar

Todo aquel que durante los últimos meses ha cruzado el puente de Williamsburg de noche, ha podido ver un edificio con unas enormes y misteriosas letras luminosas de palo que ponían SAVE DOMINO.
Ese letrero ya no está, pero "salvemos Domino" ha sido el grito de guerra de las numerosas asociaciones que salieron en defensa de la antigua fábrica de azúcar Domino, una empresa que desde siempre ha despertado simpatía entre los estadounidenses. Tras su cierre en 2004, el edificio fue adquirido por una sociedad anónima (CPC Resources), que siempre aseguraron que harían buen uso de él.

No obstante, los brooklynianos (entre los cuales se encuentra la activista Mikki Halpin), para asegurarse de que eso se cumpliría, pelearon hasta que el pasado mes de septiembre la fábrica fue declarada bien de interés local, (el comunicado oficial en PDF, aquí). La opción más apoyada para el destino de la misma es construir un centro cultural, tratando de conservar el cartel original de la fábrica, pero imagino que también construirán algunas casas, porque el espacio es enorme.

La web de Domino Sugar es completísima, en especial la evolución de sus anuncios desde que empezaron. La zona que rodea la fábrica es una de las que, en mi opinión, y junto con el Meatpacking District, más cambios podría experimentar en los próximos meses, ya que aún quedan numerosas zonas por edificar.


OLI I7O

3 comentarios:

Roberto dijo...

Sigo sin saber como haces para sacar tanto tiempo, pero estoy encantado. Últimamente nos haces viajar por multitud de espacios y ambientes, pero ver la página de domino sugar me ha abierto el apetito. ¿Qué hay de las Delicatessen en New York? ¿Algún descubrimiento gastronómico reciente?

Oli dijo...

Mis 24 horas son las mismas que las tuyas y las de Steven Spielberg. Me dedico básicamente a vivir la ciudad y a contarlo por aquí, lo cual no es incompatible con tener muchas otras experiencias y desarrollar proyectos a lo largo de esas 24 horas. ¿Mi secreto? Acostarme tarde y levantarme pronto (y no tener que cambiar pañales).

Uno de estos días contaré el gran descubrimiento gastronómico del año. Pero tú... tú resérvate otro para llevarme allí cuando vuelva.


OLI I7O

ROBERTO dijo...

Dalo por hecho, aunque no esperes un restaurante de ambiente estirado. Mi última mejor cena ha sido unos perritos caseros con ketchup, mostaza, mayonesa, tomate triturado, guacamole y cebolla. En una reunión de hombres, claro está, y con un poco de vino dulce para acompañar. Rico, rico. Sobretodo cuando hacía años que no lo hacía en buena compañía.
Creo que tu secreto para sacar tiempo es no tenerlo absorbido por la novia(;P) Cuidate.