viernes, 2 de noviembre de 2007

Trabuquillo

Vuelves de hacer la compra. De pronto, lo ves al final de tu propia calle en Brooklyn. No puedes creer que sea cierto, pero, efectivamente, allí está ese niño, con una máscara de Spiderman, paseando a su conejo. Gracias a Dios que siempre llevas la cámara contigo y puedes congelar estos momentos.

Mientras soy consciente de que estoy haciendo una de las mejores fotos de mi vida, le hablo de Trabuquillo, el conejo que teníamos en casa cuando vivíamos en Antequera, sólo para ganar tiempo y poder hacerle cuantas más fotos, mejor.

El niño me preguntó qué fue de Trabuquillo. No supe qué responderle; era incapaz de mentirle.


OLI I7O

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Haberle dicho "Pasó la etapa final de su vida en la mansión Playboy, rodeado de conejitas que le daban cariñosos mordisquitos". Es casi la verdad...

Pe

Maria dijo...

Eso me recuerda al arroz con conejo que preparó mi abuela un año.Yo era pequeña y nos habían regalado una coneja grande. Mi abuela era la única que sabía que la coneja estaba embarazada y que la mataron con el conejito dentro..., por que el fin de la coneja era comerla. También mi abuela fue la única que no comió arroz con conejo. ¿Trabuqillo tuvo el mismo final?

Anónimo dijo...

¿Qué problema hay con lo que fue de Trabuquillo? Lo llevamos a la granja para animales viejecicos donde pasó una apacible vejez hasta que dejó este mundo dulcemente y rodeado de todos sus amiguitos... ¿no?

Co.

C*m dijo...

UFFFFFFFFFFF,este es uno de los momentos en que me alegro, enormemente, de ser casi-vegetariana.

Ro.

Guardagujas dijo...

A mí me recuerda a Mafalda paseando a Burocracia... y no creo que ella acabara hecha sopa.

Malva da Pao dijo...

De todos los finales, me quedo con el de Pe, yo creo que es el mejor final para un conejo, ¿no?
Porque acabar en una cazuela...buffff

El Contra dijo...

Oli, por si no te lo dijeron en su momento... El conejito Trabuquillo(de nombre ciertamente sorprendente hasta para el mismo en vida) murió, si si, la plamó, la espichó, falleció, dejó de respirar, estiró una de sus blanquitas patas... y paso a ser parte de aquel arroz y conejo que comisteis para celebrar la adquisición del vigesimoquinto gato.
Si no les dices la verdad, al final viven en una fantasía...

Oli dijo...

Para un niño americano, que un conejo acabe en una cazuela es un final más feliz que que acabe sus días jugando al golf en un spa entre masajistas tailandesas.


OLI I7O

Roberto dijo...

Cuando ya crees que poca gente puede sorprenderte de repente ves cosas como esta. MUUUUUU FUERTE.

Guardagujas dijo...

Imposible no acordarme de ti al ver este anuncio.

Tal vez a Trabuquillo le acabó saliendo barba de todos los colores...

C*m dijo...

Halaaaaaaaaa, qué monos!! De todos los colores, jejje..

Yo sólo conocía el vídeo de SAMBAKZA donde una conejita se enamora de un gato y..tendréis que buscarlo en youtube ;) ;) ;)))))

Y ya tengo un blogg pero aún no escribí nada. :((